Cinca

Introducción

Río de la cuenca del Ebro que confluye con el Segre en el límite de las provv. de Huesca y Lleida, a unos nueve km de distancia de su desembocadura en el Ebro por la izquierda. Nace en el Pirineo axial, en los glaciares de la Pineta, a 2.600 m de alt., junto al Monte Perdido (3.355 m de alt.) del que recibe el agua de fusión del glaciar homónimo, en el térm. de Bielsa (Huesca). 9.619 km2 de cuenca, la más extensa de los afluentes del Ebro después de la del Jalón (9.718 km2). Posee un caudal anual absoluto de unos 3.000 hm3, el segundo de los afluentes del Ebro, después del Aragón. En su tramo de cabecera excava su cauce entre las laderas de las sierras de Espierba en su margen izquierda, y Las Tres Sorores y de las Tucas en la derecha, con rumbo SO.-SE., siguiendo la estructura geológica de estos macizos pirenaicos, en el mun. de Bielsa donde forma el valle glaciar de Pineta con forma de “u” cubierto por extensas superficies de pino negro y albar y abetos. Al S. de Bielsa traza un brusco cambio de rumbo por la barrera montañosa de la sierra Marqués, en su orilla derecha, e inicia una dirección N.-S. que no abandona hasta su desembocadura, a pesar de los meandros que traza a lo largo de su curso. Discurre por los térmm. de Salinas, donde forma pronunciados giros, y sirve de límite natural del mun. de Puértolas con los de Laspuña y El Pueyo de Araguás, cortando las derivaciones montañosas pirenaicas entre las que abre profundas gargantas y tajos, al igual que a su paso por Labuerda y Aínsa-Sobrarbe. En este primer tramo del Cinca su caudal se engrosa con el aporte fluvial de los ríos Barrosa, Cinqueta (que forma el valle de Gistaín) e Irués, por la izquierda, y Yaga (que atraviesa el valle de Puértolas), Vellós (en el valle de Añisclo) y Ara por la derecha, de elevado caudal hídrico de origen nival ya que todos ellos nacen a más de 2.000 m de alt. A partir de Aínsa, donde su cauce ha cubierto ya una pendiente de unos 900 m de alt., se abre paso entre las sierras exteriores pirenaicas de Torón (1.161 m de alt.) y Carrodilla en su orilla izquierda y de Olsón (1.107 m) y Salinas en la derecha, y a lo largo de unos 30 km excava profundas hoces que posibilitaron la regulación fluvial con los embalses de Mediano y El Grado. En este segundo tramo, de singular importancia por la infraestructura de embalses que prácticamente cubren todo su cauce, apenas incrementa su caudal debido a los escasos y débiles afluentes de los que únicamente destaca el río Ésera, por la izquierda, ya que el resto son barrancos surgidos en las laderas de las sierras exteriores pirenaicas. Las amplias superficies boscosas de la cabecera son substituidas en este curso medio por el pino laricio, encina y matorral. El estrecho valle fluvial del Cinca se amplía a partir del mun. de El Grado, con la desaparición de los macizos y sierras que bordean sus margenes, y penetra en el sector inicial del somontano, donde comienzan las amplias superficies de regadió dedicadas al cultivo de hortalizas y frutales que se extienden en su margen izquierda debido, principalmente, al sistema de riegos del canal de Aragón y Cataluña y a la red de acequias que distribuyen su caudal en su margen derecha, más elevada, predomina el secano únicamente transformado en sus orillas, y que reemplaza a las superficies de cultivos de forrajes, pastos y patatas de su curso alto. En el somontano aragonés atraviesa elevadas mesetas, separadas por pequeños desniveles, formadas por arcillas, margas y areniscas del Oligoceno y Mioceno. A partir del mun. de Barbastro se prolonga la llanura y su valle se ensancha participando de la planicie de la depresión del Ebro. En este último tramo se extiende una de las vegas más fértiles de Aragón y se asientan algunas de las ciudades y villas más destacadas, como las de Barbastro, Monzón, Albalate de Cinca, Alcolea de Cinca, Bellver, Ballobar y Fraga. En el centro de la com. del Bajo Cinca traza un suave meandro sin que incida en su cambio de dirección y amplía su cauce en la llanura formando un extenso valle. Colecta el aporte de barrancos y arroyos de escasa importancia y su caudal sólo recibe un notable incremento con el río Alcanadre, que tributa por la izquierda en el límite entre los térmm. de Ballobar y Zaidin. Tras 177 km de curso por la prov. de Huesca confluye con el río Segre en el límite de los térmm. leridanos de Massalcoreig y la Granja d’Escarp con el de Torrente de Cinca (Huesca), a sólo nueve km de distancia de la desembocadura en el Ebro. El aporte hídrico del sistema fluvial Segre-Cinca constituye el más importante del de los afluentes del Ebro, al que sigue el del Aragón. En Aínsa-Sobrarbe, antes de recibir al río Ara, posee un caudal de 37,2 m3/s mientras que en Fraga, poco antes de su confluencia con el Segre, alcanza 78,6 m3/s. En torno a la cuenca del río Cinca se extiende una de las superficies de regadío más amplias de la Comunidad Autónoma de Aragón. En el tramo comprendido entre los térmm. de Aínsa-Sobrarbe y El Grado, las aguas del Cinca son reguladas por los embalses de Mediano, en el mun. homónimo, de 438 hm3 de volumen y 1.714 ha de superficie, destinado a riego y producción de energia hidroeléctrica; y el de El Grado, en el mun. homínimo, de 399 hm3 y 1.273 ha, destinado a los mismos usos que el anterior. A lo largo de la

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información