Muerte

Entierro de un niño. Grabado a partir de un cuadro de Luis Nono, 1900. En sentido propio, el término se refiere al cuerpo, a la cesación de la función del organismo vivo como un todo –ya que células, tejidos y órganos sobreviven por periodos de tiempo variable– y sin posibilidad de recuperación. Se utiliza también en otros análogos, como “muerte del alma”. Platón probó filosóficamente que el alma espiritual en su vida natural no puede morir, porque es inmortal, pero el cristianismo enseñó que por el “pecado mortal” se pierde la vida sobrenatural, pues mientras que la “muerte primera” es reparable, la “muerte segunda” es ya definitiva y se da en la otra vida, en el infierno. Se habla también de “muerte civil” para designar la interdicción civil, la incapacitación, por castigo, de los derechos civiles. Se emplea, así mismo, en acepciones metafóricas, como “muerte de la ilusión”, “muerte de la cultura”, etc. La muerte biológica es...

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información