Provincia de Zaragoza

Geografía

Sástago. Claustro y torre del monasterio de Nuestra Señora de Rueda, ss. XIV-XVII.
Viñedos de Cariñena.
Nuévalos. Cascada del Parque Natural del Monasterio de Piedra.
Tarazona. Catedral de Santa María de la Huerta, ss. XII-XVI.
Nuévalos. Monasterio de Piedra (s. XII). Ruinas de la fachada de la iglesia.
Calatayud. Torre Mudeéjar de la colegiata de Santa María, s. XVI.
Parque natural de la Dehesa del Moncayo. Pinar.

El solar zaragozano ocupa el sector central de la vasta unidad fisiográfica que conforma la depresión del Ebro, río que discurre de NO. a SE. y en torno al cual se articula el tejido viario y urbano de la mayor parte de la prov., a partir del punto rector que constituye la c de Zaragoza, emplazada en la confluencia del Ebro con dos de sus más importantes afluentes: el Gállego por la izquierda, y el Huerva por la derecha. Escapan a esta concepción uniforme los extremos N. y SO. de la prov., que se adentran en las dos unidades fisiográficas que enmarcan el valle del Ebro, respectivamente, por el N. y S., los sistemas montañosos de los Pirineos y del Sistema Ibérico. Más reducido es el ámbito pirenaico, que se limita a un pequeño tramo de las depresiones prepirenaicas de la Canal de Berdún –recorrida por el río Aragón (afl. navarro del Ebro) a la altura del vasto embalse de Yesa– y de la Val de Onsella, enmarcadas ambas por las sierras calizas eocénicas de Beldúo (1.294 m de alt.), Illón (1.420 m), Orba (1.236 m) y Leire (1.347 m) al N., así como las de Peña (1.070 m) y Santo Domingo (1.517 m) al S. El piedemonte de estas dos últimas enlaza con el somontano de la margen izquierda del Ebro, vasta superfície de origen sedimentario constituida por materiales (margas, yesos, calizas) del Mioceno, cuya horizontalidad queda interrumpida por modestos tozales y serrezuelas y por el abarrancamiento de los cursos fluviales, en muchos casos de carácter estacional. Cabe diferenciar dos sectores, a poniente y levante del curso del Gállego. El primero corresponde a la com. de las Cinco Villas, jerarquizada su red fluvial por el río Arba, cuyo interfluvio con el Gállego lo forman los montes de Castejón (742 m de alt.) y la sierra de Erla-Las Pedrosas (745 m). El segundo son los llanos de los Monegros, que se extienden en torno al espinazo que constituye la sierra de Alcubierre (811 m), limítrofe con la prov. de Huesca. En la margen opuesta del Ebro también poseen gran desarrollo los llanos sedimentarios y el piedemonte ibérico, interrumpidos así mismo por plataformas tabulares como las de La Muela (675 m), los montes de Valmadrid (723 m) y la sierra de Mequinenza (434 m), y por el curso de los principales afluentes del Ebro por esta margen: los ríos Queiles, Huecha, Jalón, Huerva, Aguasvivas, Martín, Gua-dalope y Matarraña. Son precisamente el curso de estos y ríos y el del propio Ebro los que permiten un desarrollo más amplio de las terrazas aluviales cuaternarias, de aspecto más llano que los piedemontes. Entre ellos, el Jalón no es sólo el más largo, sino también el más relevante, ya que constituye la vía natural de paso de la Depresión del Ebro hacia la Meseta, y organiza el poblamiento del sector montañoso del SO. de la prov. a través de su valle y de los valles transversales de sus afluentes. En efecto, corresponde a Zaragoza el tramo central del vasto Sistema Ibérico, donde las elevaciones disminuyen en su conversión casi simétrica hacia el valle del Jalón, y se disponen una serie de sierras donde alternan los materiales calizos (calizas, margas, dolomías) del Mesozoico con las pizarras, cuarcitas y areniscas paleozoicas (Cámbrico, Ordovícico y Silúrico). Al N. del Jalón destaca especialmente el macizo del Moncayo (2.316 m de alt.), punto culminante del Sistema Ibérico y montaña simbólica de Aragón. Otras sierras relevantes de este sector son las de Tablado (1.606 m), La Virgen (1.433 m), Armantes (960 m) y otras de menor calado, por cuyos interfluvios discurren los ríos Isuela, Aranda, Ribota, Manubles, Monegrillo, Henar y Nájima. Al S. del Jalón, cabe mencionar las sierras de Algairén (1.235 m), Herrera (1.346 m), El Peco (1.297 m), Vicort (1.420 m), Santa Cruz (1.433 m) y Solorio (1.155 m), por cuyos interfluvios fluyen, además del Huerva, los ríos Grío, Perejiles, Jiloca, Piedra y Mesa.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información